Bretún es un excelente conjunto de arquitectura tradicional que cuenta, además, con un gran número de yacimientos de icnitas (huellas fósiles de dinosaurios) tanto en los alrededores como en el propio casco urbano. También es destacable su iglesia gótica de San Pedro Apóstol, cuyo bello interior alberga varios retablos de valor y unos artesonados de estilo azteca en su bóveda, influencia de algún indiano del pueblo. Además, su espaciosa nave alberga exposiciones temporales y conciertos de música sacra y clásica.

El ayuntamiento de Bretún está agrupado al de Villar del Río, donde se encuentra un Aula Paleontológica. Este espacio tiene el objetivo de mostrar el significado de los yacimientos de icnitas de la Comarca de la Tierras Altas, de reconocida importancia mundial en el conocimiento de dinosaurios y otros reptiles mesozoicoses.

Junto a la cuenca del río Baos, cerca de la confluencia con el arroyo de Peña Colorada se encuentra Santa Cruz de Yanguas. Esta localidad cuenta entre sus atractivos con dos yacimientos de icnitas muy próximos al pueblo.

Gran parte de su término municipal también está incluido en la Red Natura 2000 dentro del LIC Sierra de Urbión y Riberas del Río Cidacos y afluentes. El objetivo de esta red es asegurar un estado de conservación favorable para habitats y especies.

Entra dentro de la ruta de los dinosaurios.

Las icnitas sorianas han sido lo suficientemente reconocidas y estudiadas como para que no sólo se haya diseñado una ruta para su visita, sino que, además, allí donde las laderas presentan diversas huellas, sus dueños han regresado en reproducción a tamaño natural para asaltar la añoranza del visitante.

La visita a Villar del Río nos descubrirá las huellas de dinosaurio o icnitas que dejaron estos animales hace millones de años. También podremos visitar algunos de los yacimientos más importantes de la península.

En Villar del Río podemos visitar el Aula Paleontológica donde se muestran, diferentes aspectos sobre la historia de La Tierra y de la vida mediante numerosos paneles explicativos. Sobre todo, el centro ofrece información sobre la paleoicnología, es decir, la ciencia que estudia las huellas producidas por animales del pasado, y en especial de dinosaurios.

El Barranco Perdido es el parque de paleoaventura de La Rioja. Está en Enciso, un pueblo declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera en el que se han encontrado tres mil huellas de dinosaurios.

El parque cuenta con piscinas, géiseres, circuitos de aventura, rocódromo, toboganes, museo cretácico en 3D y muchas más instalaciones y actividades que aseguran la máxima diversión.

Además, tú y tu familia podéis convertiros por unas horas en paleontólogos que desentierran fósiles, catalogan restos en el laboratorio y siguen pistas científicas para descifrar cómo eran los dinosaurios que habitaron La Rioja hace más de cien millones de años.